Detrás del telón de las startups latinoamericanas: Transformando el panorama económico de la juventud con tecnología

By

Las startups latinoamericanas desafían obstáculos únicos para transformar la economía juvenil con soluciones innovadoras en medio de retos sistémicos. Descubre sus historias.

Read in English

Las startups latinoamericanas están surgiendo como agentes de cambio para la juventud y aprovechando la tecnología para mejorar los resultados socioeconómicos de quienes están ansiosos por crecer. 

Sin embargo, las startups de Latinoamérica enfrentan desafíos únicos como la falta de acceso a financiamiento, la incertidumbre regulatoria y la brecha digital. Estos retos impactan directamente su capacidad para transformar el panorama económico juvenil. 

En este artículo examinamos cómo estas empresas están desentrañando el impacto económico en la juventud y destacamos sus soluciones innovadoras y colectivas para poder impulsar un cambio significativo en la región frente a los retos sistémicos.

“No es nada nuevo que los jóvenes sean los agentes de cambio más prometedores”, comenta Daniela Guerrero, Manager en Village Capital Latinoamérica. “Lo que es particular de la generación de jóvenes actual es la necesidad de tomar acciones rápidas y drásticas para cambiar los paradigmas que nos han llevado a crisis económicas, climáticas y sociales.  Es imprescindible apoyar a las startups que habilitan a los jóvenes, ya que son ellos los que pueden preparar el terreno para que estos agentes de cambio logren sus objetivos”.

Los desafíos que enfrentan las startups latinoamericanas

Los desafíos que enfrentan las startups latinoamericanas son diversos. En primer lugar, la falta de acceso a financiamiento representa una barrera significativa. 

La incertidumbre regulatoria añade otra capa de complejidad, ya que las leyes y regulaciones en constante cambio pueden dificultar el flujo de operaciones de estas empresas. 

En tercer lugar, la brecha digital plantea un desafío adicional, especialmente en regiones rurales donde el acceso a la tecnología y la conectividad son limitados. Esto dificulta el alcance a mercados más amplios, el aprovechamiento de herramientas digitales para el crecimiento empresarial y la colaboración con empresas que hayan dado el salto al trabajo remoto. 

Por último, las empresas lideradas por mujeres enfrentan un machismo arraigado que les impide su progreso, especialmente en los países con enormes brechas de género como Nicaragua, México y Perú. 

Superar estos desafíos requerirá un enfoque integral y colaborativo entre los gobiernos, el sector privado y otras organizaciones, para así crear un entorno propicio para el florecimiento de las startups en la región latinoamericana.

Calificadas: Ser tímida no debería ser una barrera

Desde sus inicios en 2009, Carolina Díaz y Constanza Gómez, co-fundadoras de Calificadas, una edtech de Argentina, han demostrado un compromiso inquebrantable con su misión: habilitar la oratoria como una poderosa herramienta de cambio. Calificadas se dedica a fortalecer las habilidades de comunicación de las mujeres como medio de desarrollo profesional. Al mejorar la comunicación solamente de las mujeres, y su participación en el ámbito profesional, se puede mejorar la productividad de las empresas un 25%, según sus investigaciones.

Las visionarias comenzaron su travesía emprendedora con un enfoque en el desarrollo para niñas, pero durante la pandemia del 2020 se dieron cuenta del potencial de trasladar sus conocimientos al sector de mujeres profesionistas. Con ello, la startup se vio obligada a adaptar sus conferencias y su coaching a un modelo digital. 

La motivación detrás de Calificadas está basada en una necesidad global, y es por ello que han ampliado la disponibilidad de su app. Constanza conoce de primera mano la oportunidad de crecimiento que hay en la asertividad comunicativa en entornos empresariales liderados por mujeres altamente capacitadas – hallazgo que ha confirmado mediante investigaciones, evidenciando un patrón: la falta de consideración en las experiencias de género a nivel sistémico. “Por esto, las fortalezas profesionales de las mujeres líderes tienden a pasar desapercibidas”.

En su sede en Corrientes, Argentina, Calificadas enfrenta desafíos propios de las startups latinoamericanas, incluyendo la dificultad para encontrar tecnología especializada en recursos humanos, como sería una herramienta de retroalimentación en tiempo real mediante inteligencia artificial. Carolina y Constanza reconocen la necesidad de seguir expandiéndose y llevar sus soluciones digitales para el crecimiento profesional a todas las esquinas del mundo de habla hispana. 

La falta del networking en persona les limitaba durante 2020 y 2021 a pesar de la existencia de las conexiones digitales. Hoy, las fundadoras siguen trabajando para que las profesionistas incrementen su confianza y los jóvenes vean a las startups latinoamericanas como una opción segura para crecer profesionalmente. 

Superando los retos locales y globales, las historias de impacto de Calificadas son conmovedoras, desde líderes empresariales hasta emprendedoras y trabajadoras de planta.  Mariana, quien tiene un trabajo técnico en una planta pero que sentía nervios extremos cuando tenía que recibir visitas presenciales en su fábrica. Gracias a la aplicación de Calificadas y su trabajo en lenguaje verbal y no-verbal, ahora le da felicidad agregar valor al lugar en el que trabaja.

Aunque no sea su fin principal, su impacto trasciende los límites de la oficina: “Capacitamos a emprendedoras quienes venían con la necesidad de promover sus proyectos, pero sentían una falta de confianza al expresarse aún con sus propias familias”, comentan las fundadoras. “Adquieren seguridad a través de Calificadas y aprenden a comunicarse de forma más asertiva con sus familias e incluso a resolver problemas de comunicación en pareja”.

Día tras día las 2,500 usuarias entran a la aplicación móvil, a la par que Calificadas carga nuevos materiales para transformar la forma en que las mujeres se perciben a sí mismas y son percibidas en el mundo. Calificadas está creando un espacio donde el respeto por la individualidad es fundamental y las personas pueden tomar las riendas de sus carreras y crecimiento personal. De manera similar, pero con una audiencia principal incluso más joven, abordaremos a la siguiente startup.

U4Hero: Las emociones como catalizador de la juventud

Alysson Sanches, fundador de U4Hero, tiene un trabajo de ensueño: explora el panorama educativo a través de juegos inmersivos y educativos. Su edtech, U4Hero es llamado un “healtech” por su equipo en Brasilia. U4Hero es la primera plataforma de juegos socioemocionales para niños y jóvenes en el mundo y está disponible en portugués, español e inglés.

El fundador detrás de la startup vivió experiencias lamentables que lo llevaron a perseguir una misión con la que se identifica de manera personal: abordar el bullying y otros desafíos emocionales que enfrentan los niños/as en las escuelas. Por ello, se propuso explorar cómo es que los juegos pueden ser una herramienta que ayude a comprender mejor el comportamiento de los estudiantes. La investigación de Alysson lo llevó a conversar con educadores y a profundizar en las teorías de filósofos como Platón, Piaget y Lev Vigotsky, quienes abogaban por el poder del juego en el desarrollo humano

“U4Hero se distingue por su enfoque en dos aspectos fundamentales: cautivar a los estudiantes y apoyar a los educadores y gestores”, explica Alysson. “Es una plataforma inmersiva que da voz a los sentimientos y las emociones de los estudiantes, mientras proporciona a los educadores una herramienta para comprender mejor el impacto de estas emociones en el aprendizaje y las relaciones”, explica Alysson.

La gama de herramientas gamificadas y automatizadas de U4Hero invitan a la reflexión en los niños/as y jóvenes y facilitan el trabajo de los educadores, permitiéndoles personalizar su enfoque educativo según las necesidades específicas de sus alumnos/as.

Sin embargo, el camino de esta innovadora startup no ha estado exento de desafíos. Alysson y su equipo se enfrentaron a la resistencia inicial de los inversionistas y a la escasez de recursos financieros en su país. Sin embargo, su determinación y persistencia lo guió a inversionistas y otros agentes comprometidos con la misión de crear un impacto positivo en la educación. Fue así que encontraron el programa ADAPT de Village Capital, con el apoyo de MetLife Foundation. Este programa se diseñó para startups latinoamericanas que están ayudando a que individuos y comunidades puedan adaptarse ante retos económicos y sociales. Es por eso que las tres startups mencionadas en este artículo han sido seleccionadas para unirse al cohort de 2024. (Conoce el listado completo de startups aquí).

Volviendo a la particular historia de U4Hero, la cual se destaca por el impacto positivo que ha dejado en múltiples vidas, encontramos a Adriana, una profesora que enseñaba a un alumno dependiente de ella, que la trataba como a su madre. Al usar la plataforma, la profesora descubrió que el alumno prefería estar con ella que con sus padres, y gracias a los datos recopilados, pudo abordar el problema con los padres de manera sensible

Desde ayudar a niños/as a superar experiencias traumáticas hasta facilitar diálogos sensibles entre los estudiantes, los educadores y sus familias, U4Hero continúa demostrando su valor en el ámbito educativo. Sin embargo, el aprendizaje va más allá de la educación temprana tradicional, Hackademy identificó una brecha a cerrar para el beneficio de los jóvenes y las empresas.

Hackademy: Conectando a los graduados con el mercado laboral

Dicen que una pérdida puede ser un inicio, y con Hackademy de Sinaloa, México, sí fue el caso. Al tener que desocupar su espacio operativo inicial, la renovación de Hackademy desencadenó una serie de eventos que culminaron en el crecimiento de la startup y trajo el nacimiento de su rama HackWomen durante la pandemia de 2020. Hoy, Hackademy es una edtech con un método de enseñanza de pares para el desarrollo de software completamente financiado y disponible para estudiantes con o sin título de estudios. 

Conocimos a Fernando Gallardo, CEO y Fundador de Hackademy y a Raquel Sánchez Gaxiola, COO en Hackademy y co-fundadora de HackWomen. Fernando, originario de Jalisco, y Raquel, procedente de un pueblo en Sinaloa, se unieron con el propósito de llevar la capacitación tecnológica a quienes no tienen experiencia en esta rama ni se ubican en las grandes ciudades de México. 

Fernando notó que muchos jóvenes se gradúan de carreras en tecnología, pero que las prácticas profesionales no los preparan adecuadamente para el mundo laboral. Por ello, reconoció una brecha importante y enfocó el compromiso de Hackademy más allá de impartir conocimientos teóricos – pues ya existen miles de instituciones de alto nivel en México que se enfocan en esto. Hackademy se centra en la práctica, la comunidad y el conocimiento colectivo. Su enfoque en proyectos reales y en la mentoría personalizada para cada “Padawan” o usuario, tiene como objetivo que los estudiantes y recién graduados adquieran habilidades prácticas y relevantes para el mercado laboral.

Su segundo emprendimiento, una rama de Hackademy, es HackWomen que trasciende las fronteras terrenales, extendiéndose a países como Argentina y España. Este proyecto nació de la necesidad de abordar la brecha de género en la tecnología, ofreciendo talleres exclusivos para mujeres y brindando mentoría y apoyo para su inserción en el campo tecnológico. Actualmente, 96% de los técnicos eléctricos y electrónicos y el 95% de los ingenieros de telecomunicaciones son hombres, según el Global Gender Gap Report

Raquel nos contó: “Nos han buscado específicamente para dar talleres y hemos podido posicionar a las integrantes de HackWomen como ponentes”. Al lanzar un llamado segmentado para mujeres se desencadenó un incremento enorme en las inscripciones de sus programas tecnológicos por parte de empresas lideradas por mujeres e independientes. 

La importancia de los esfuerzos liderados por Raquel en HackWomen por promover la equidad de género ha sido reconocida internacionalmente con la beca de Skills for Women in Tech del British Council en México y el premio Mente Mujer de Dalia Empower.

Los graduados de Hackademy van desde odontólogos venezolanos que se convirtieron en desarrolladores front-end, hasta ingenieras de petróleo que encontraron su camino como ingenieras de datos. “A veces, los cambios de carrera permiten a los y las jóvenes seguir sus sueños y mejorar sus ingresos, demostrando el impacto transformador de la experiencia en la tecnológica”, nos cuenta Fernando.

En un mundo donde la demanda de habilidades tecnológicas está en constante aumento, Hackademy y HackWomen están liderando el camino hacia una mayor inclusión geográfica y diversidad de género en el campo de la tecnología. Su misión es asegurar que personas de diversos orígenes puedan alcanzar su máximo potencial en este campo.

Los retos se evolucionan a la par de las startups latinoamericanas

Además de desarrollar su producto o servicio y estar en búsqueda de inversión, los fundadores de las startups latinoamericanas también son testigos de los avances regulatorios e, incluso, son parte de su desarrollo. Alysson Sanches, fundador de U4Hero nos da un ejemplo cuando comenta que, “en Brasilia, hemos observado avances significativos en términos de marcos regulatorios en los últimos años. Desde 2020, la implementación de la Educación Socioemocional se ha vuelto esencial en las escuelas públicas y privadas, según lo establecido por la Base Nacional Común Curricular”.

Recientemente, el gobierno brasileño promulgó una nueva ley con medidas de prevención y combate a la violencia contra niños/as y adolescentes en instituciones educativas y otra que establece como objetivo principal el promover la salud mental de todos los miembros de la comunidad escolar, incluyendo alumnos/as, profesores, padres y otros responsables. Esto habla de la importancia en la evolución de los derechos de los ciudadanos hacia una educación de calidad y un ambiente pacífico. 

La innovación suena intangible, pero es clave para el progreso. Para ello, es fundamental apoyar el desarrollo y el crecimiento de las startups que están a la vanguardia de la creatividad y el cambio; generando empleo, impulsando la economía y resolviendo problemas complejos con soluciones innovadoras. Todos podemos contribuir al desarrollo de las startups latinoamericanas: ya sea como inversionistas, mentores, clientes o defensores.

La iniciativa ADAPT de Village Capital y MetLife Foundation empezó en el 2022 para apoyar a los proyectos que trabajan en la resiliencia social, priorizando empresas lideradas por mujeres y financiando a aquellas que han sido marginadas. Todas las startups que se postularon a ADAPT fueron invitadas a unirse a Abaca, una aplicación en línea y gratuita de Village Capital diseñada para ayudar a los emprendedores a tomar decisiones estratégicas sobre la recaudación de fondos.

*Todas las opiniones contenidas en este documento son exclusivas de Village Capital.